REBIRTHING

¿QUE ES EL REBIRTHING?

El Rebirthing, repiración conectada o Renacimiento, es una técnica de respiración desarrollada por Leonard Orr en la década de 1960 a 1970 en EEUU. Leonard experimentó recuerdos de la infancia y de su nacimiento, mientras respiraba en su baño habitual. A partir de ahí empezó a experimentar y a estudiar los beneficios de la respiración en él mismo y a compartirlo con sus colaboradores Sondra Ray y Bob Mendel. Ha estado en contacto con grandes maestros espirituales que le han apoyado en sus descubrimientos y hace ya más de 40 años que se dedica a expandir y formar profesionales en todo el mundo con el objetivo de beneficiar a todo aquel que entre en contacto con esta técnica de respiración.

Resultado de imagen de leonard orr

 

El Rebirthing es una práctica de sanación y autoconocimiento que aporta resultados y transformaciones muy profundas.

Esta práctica utiliza como vehículos de sanación:

*la respiración consciente y conectada

*la psicología espiritual

*el pensamiento creativo

*la purificación a través de los 4 elementos (tierra, agua, aire y fuego)

Los pensamientos y creencias que hemos adquirido en nuestras experiencias vitales del pasado, ya sean conscientes o insonscientes, afectan directamente nuestra manera de respirar. Nuestra respiración es un reflejo directo de la relación que tenemos con nosotros mismos, con los demás y con la vida. La respiración ejerce una influencia directa sobre cómo nos sentimos, la calidad de nuestros pensamientos, el estado de salud en el que nos encontramos y nuestros niveles de energía.

El Rebirthing, nos propone una técnica para desbloquear el mecanismo respiratorio y liberar las programaciones y sentimientos negativos del pasado que nos han causado dolor y sufrimiento, y que aún hoy siguen boicoteando nuestra felicidad. Este proceso transformará nuestra calidad de vida y nos liberará de aquello que ya no nos sirve. Todo lo que nos sucedió está grabado en nuestro cuerpo físico, mental y emocional. Cuando nos conectamos mediante la respiración, con niveles y capas más profundas, despertamos las memorias celulares en las que están archivadas nuestras experiencias más traumáticas con el objetivo de liberarlas y sanarnos.

A menudo nos encontramos con dificultades de relación que se nos repiten una y otra vez, sintiéndonos impotentes en la resolución de los conflictos que se generan… Cuando indagamos en nuestro subconsciente podemos encontrar la raíz de estos patrones y con ello adquirimos la posibilidad de cambiarlos… Cuando traemos a la Consciencia estas experiencias podemos trabajar con ellas a través de la comprensión profunda que obtenemos al verlas y a través de la fuerza del pensamiento creativo y constructivo, que nos permite activar creencias más sanas y liberadoras.

Es recomendable hacer un ciclo de un mínimo de 10 sesiones para conseguir los objetivos mencionados.

Las sesiones suelen durar entre 2 y 3 horas. Y en ellas se puede experimentar; comprensiones profundas, liberación, sanación, paz interior, conexión, amor, conciencia, expansión…

Esta práctica nos empodera y nos hace ser conscientes de que somos los cocreadores de nuestra vida, sintonizándonos con el Ser inocente y pleno que yace en cada uno de nosotros. Aquel del que un día desconectamos sin apenas casi darnos cuenta, por las exigencias del entorno, el estrés, la negatividad, el abuso…

 

¿CÓMO ES UNA SESIÓN?

Una sesión de “respiración” o de rebirthing dura aproximadamente de dos a tres horas. Es una experiencia muy profunda y sanadora. La persona experimenta estados de elevados de conciencia y una sintonía muy profunda con su Ser. Tiene una perspectiva de lo que aconteció y acontece mucho más amplia.

La sesión se realiza acostado boca arriba acompañado por un renacedor cualificado.

El renacedor acompaña el ritmo de respiración apropiado a cada persona y lo guía en la integración de emociones y patrones que emergen para ser sanados y transformados.

 

Rebirthing

 

Se recomienda un ciclo mínimo de diez sesiones individuales. Este ciclo nos ayudará a desbloquear el mecanismo respiratorio, que sin darnos cuenta hemos ido inhibiendo debido a experiencias y a ritmos de vida determinados. La persona que respira irá conectando y ampliando su vitalidad y energía de una manera más consciente, libre y gozosa.

La Respiración Consciente es una herramienta para lograr:

Activaciones:

La respiración del Rebirthing energiza y desbloquea el mecanismo respiratorio.

Purificación:

A nivel físico: limpia el cuerpo de toxinas y lo libera de tensiones.

A nivel emocional: libera emociones contenidas o reprimidas.

A nivel mental: corrige creencias y pensamientos negativos o desvitalizantes.

Conexión:

Una sesión de respiración de Rebirthing se realiza frecuentemente con una actitud espiritual y de conexión con lo sagrado.

La respiración es la herramienta para potenciar el proceso sanador y terapéutico pero por si misma es insuficiente. Además será necesario saber qué es lo que se está potenciando inconscientemente y transformarlo en aquello que nos haga más gozosa la vida, nos sintonice con nuestro Ser y nos empodere.

 

 

 

El pensamiento creativo

El propósito es cambiar conscientemente los sistemas de creencias que no nos funcionan o causan desarmonía en nuestra vida. Se utilizan afirmaciones. Una afirmación es una frase constructiva y positiva que deseas y quieres incorporar a tu vida. Los pensamientos positivos producen resultados positivos, los pensamientos negativos producen resultados negativos.

 

Resultado de imagen de rebirthing

 

Los inhibidores de la felicidad humana

Según Leonard Orr, Sondra Ray y Fanny Van Laere hay 10 causas principales que inhiben la felicidad del ser humano (con el tiempo y más indagación, se han encontrado más…). Son los llamados “grandes traumas”. Estos traumas se pueden tratar con Rebirthing:

  • El trauma del nacimiento.
  • El trauma de la escuela.
  • El síndrome de desaprobación parental.
  • Los negativos específicos – La mentira personal.
  • El trauma de la religión.
  • La urgencia inconsciente de muerte. El impulso de muerte.
  • La senilidad.
  • Traumas de Vidas pasadas.
  • La represión de lo femenino.
  • El síndrome del Salvador del Mundo.

1. El trauma del nacimiento.

Comprende desde el momento de la concepción, pasando por el nacimiento y hasta las primeras experiencias de adaptación al medio en los primeros meses de vida.

Parte de la idea de que el momento del nacimiento (la salida del útero materno que tendría que ser para el bebé un lugar ideal, en el que se siente protegido y cómodo) puede ser extremadamente traumático para la persona. Expone las mismas ideas que el doctor Frederick Leboyer en su libro de 1975 “Por un nacimiento sin violencia”. El primer objetivo que tuvo el Renacimiento cuando se creó fue el de “volver” para tener la oportunidad de sanar y limpiar este trauma.

2. El trauma de la escuela

El trauma de la escuela es básicamente la contaminación energético-emocional de otras personas.

El cuerpo energético de los niños se sobrecarga tanto con la contaminacion energético-emocional de los otros niños y adultos, en la escuela, que generalmente nunca se recuperan. Nuestra divinidad natural puede dañarse y arruinarse tanto en la escuela, que morimos con ella. De hecho, la contaminación energético-emocional es una de las tres causas principales de muerte; las otras son la ignorancia y una dieta deficiente.

3. El síndrome de desaprobación parental

Los niños que no reciben la suficiente atención o afecto adaptan su comportamiento o pensamiento para reprimir el dolor que ello les provoca. También es posible que sean juzgados, reñidos o amonestados por actuar de una forma que para ellos es natural. Por ejemplo muchos padres dicen a menudo a sus hijos “no debes llorar” cuando esa expresión del dolor es natural para ellos. De esta forma se realiza una programación del pensamiento encaminada a reprimir las emociones y sentimientos. Los hijos buscan la aprobación de sus padres actuando de la forma que ellos esperan, reprimiendo lo que verdaderamente sienten.

Esto se traslada más tarde a las figuras paternas de la sociedad (jefes, autoridades, etc.) y se ve involucrado todo el proceso de educación y socialización de la persona. El problema se da cuando las personas traicionamos nuestra verdadera naturaleza para encajar en nuestra familia o en la sociedad.

El Renacimiento pretende que la persona se haga consciente de cuales han sido los impulsos reprimidos buscando la aprobación parental para poder liberarlos.

4. Los negativos específicos – La mentira personal

A veces se hace referencia a ella como “ley personal” como una traducción literal del término usado en inglés “personal law”. Nace principalmente derivado del Trauma de nacimiento y también es posible que del Síndrome de desaprobación parental. Las vivencias traumáticas vividas (en especial las del nacimiento) y la educación y socialización llevan a que la persona realice una programación de su mente (de sus pensamientos) para adaptarse al medio, muy frecuentemente en contra de sus impulsos naturales básicos. Estos programas mentales son los que comúnmente se denominan pensamientos negativos. El Renacimiento intenta encontrar cual es el pensamiento negativo que mayor peso tiene en cada persona para así poder liberarlo.

5. El trauma de la religión

El estudio y la práctica de la religión deberían ser una de las causas de los más bellos momentos de nuestra vida. Las religiones históricas tradicionales han creado muchas doctrinas falsas. Los sacerdotes y los miembros de la Iglesia muchas veces usan la religión como forma de encubrir sus problemas emocionales.

El trauma de la religión surge de las personas que anteponen la doctrina a la Divinidad. Hasta que los clérigos se iluminen y sanen, continuarán enseñando falsa doctrina y provocando en las personas varios tipos de traumas religiosos.

6. La urgencia inconsciente de muerte

A veces llamado “impulso inconsciente de muerte”. Los seres humanos por lo general tenemos pensamientos, creencias, actitudes y patrones de comportamiento que nos llevan a desvitalizarnos, a enfermar y finalmente a morir. El impulso inconsciente de muerte es el cúmulo de experiencias negativas que hemos ido absorbiendo durante nuestra vida. Desde el punto de vista del Renacimiento la causa del envejecimiento progresivo, hasta la muerte final, no es físico sino mental. Los renacedores creen en la inmortalidad física.

7. La senilidad

La senilidad es el examen final de la condición humana. O lo pasas o te mueres. La senilidad es una etapa natural de la vida en donde todo lo que no se ha sanado en nuestra vida, nos llama la atención para que lo sanemos.

8. Traumas de vidas pasadas

Aceptando como cierta la idea de la reencarnación, el Renacimiento trata de generar recuerdos de vidas anteriores con dos objetivos:

Hacer conscientes posibles traumas adquiridos en otras vidas heredados en la actual, comprenderlos y sanarlos.

Recordar habilidades que se tenían antes para seguir desarrollándolas.

9. La represión de lo femenino

“La mayoría de personas tiene miedo a su lado más sensible, suave y vulnerable. Reprimen cualidades femeninas tales como la intuïción, la sensibilidad, la vulnerabilidad, la gentileza, la escucha y la confianza, porque tienen miedo a ser heridas de nuevo. Vivimos en un mundo en el cual se nos enseña que, a fin de sobrevivir, necesitamos ser fuertes, y que la vulnerabilidad es algo negativo o peligroso, cuando, en realidad, llegar a conocer nuestra vulnerabilidad abre las puertas a una mayor fortaleza y autoestima, y nos hace ser más humanos.

La relación entre la represión de nuestro lado femenino (tanto si somos hombres como mujeres) y el estado actual de nuestra sociedad (como las personas se relacionan entre sí y nuestro impacto negativo sobre el medio ambiente) es obia. Nos hemos desconectado de nuestra parte más humana y sensible, y nos es, por lo tanto, imposble crear relaciones basadas en la cooperación y el amor. Nuestra lucha interna para silenciar nuestra vulnerabilidad se proyecta en la forma en la cual vemos el mundo y en la dinámica de las relaciones que creamos.

Los niños aprenden temprano, en el seno de la familia, a competir en vez de cooperar. En nuestra sociedad, las relaciones que hemos establecido, ya sea en el ámbito familiar, de negocios, de relaciones sociales, de religión o la psique de las personas, son reflejo del dominio del más ‘fuerte’ sobre el más ‘débil’. Así lo expresa Michael Sky: “La dominación masculina sobre las mujeres crea el modelo y avala la dominación del fuerte sobre el débil, del rico sobre el pobre, del amo sobre el esclavo, del soldado sobre el pacifista, del industrial sobre el campesino y de la humanidas sobre los animales, plantas y ecosistemas”

Fanny Van Laere

Dado a conocer por Fanny Van Laere, Coordinadora de Rebirthing Internacional en España y en Reino Unido.

Resultado de imagen de fanny van laere

 

10. El síndrome del Salvador del Mundo

Este síndrome ha sido el último inhibidor introducido por Leonard Orr y lo introdujo hace muy poco tiempo. Tal y como su nombre indica, hace referencia a todas aquellas personas que tienen el patrón de salvadoras.

“No todas las personas padecen el síndrome del salvador de forma aguda, pero todas suelen tenerlo en alguna medida, o en algunas circunstancias de su vida.

Cuando es agudo suele tener su origenen la infancia. Se construye cuando uno de los padres, hermano, hermana o pariente está en el papel de víctima, e inconscientemente el niño o la niña se hace responsable de su felicidad. De alguna forma deja de ser un/a niño/a para asumir una responsabilidad que no es suya y que jamás podrá satisfacer.

De mayor ello se convierte en un comportamiento compulsivo que hace que la persona atrae a su vida a personas que “necesitan ser rescatadas”, o inconscientemente intenta controlar la vida de los demás, creyendo que sabe mejor que ellas lo que les conviene. Obviamente no estamos hablando aquí de los momentos de la vida en los cuales se nos presenta la oportunidad de ayudar a alguien, sino de un guión que se repite. La persona con el síndrome del salvador necesita “salvar” a los demás para sentirse bien. Es común que las personas con este guión atraigan parejas con el guión de víctima, de “pobre de mi” o “no puedo”.

Aparece también a menudo como resultado del ego espiritual. A menudo cuando una persona descubre métodos para sanarse a si misma y sentirse mejor quiere que otras personas se beneficien de ello. Ello en sí es un sentimiento noble y obviamente ofrecerle a las demás personas herramientas de sanación o despertar que sabemos que funcionan es natural y positivo. Pero se convierte en un problema o una limitación cuando basamos nuestra identidad en ello. Para sobrevivir el ego necesita identificarse con uno o varios papeles. A partir del momento que el ego se identifica con el ayudar a los demás, empezara a creer que sabe mejor que ellas lo que les viene bien, no respetará su libre albedrío, tenderá a imponer sus puntos de vista y a sentirse superior.

La verdadera ayuda es la que es ofrecida pero nunca impuesta, y la que es capaz de recibir un no sin ofenderse. Cuando nos liberamos del síndrome del salvador podemos confiar en la divinidad que hay dentro de cada persona y aceptar y respetar su camino incluso si no estamos de acuerdo con ello y nos parece equivocado. También somos capaces de ofrecer apoyo y ayuda pero nos percibimos a nosotros/as mismos/as como canales de la vida y no nos identificamos con lo que hacemos.

Cuando el síndrome del salvador se vuelve extremo, se convierte en lo que en psicología es conocido como el complejo de Mesías. En este caso la persona tiene la idea patológica de que la salvación del mundo depende de ella.

“Confío en el camino de las personas”
“No soy responsable de la felicidad de mi madre, de mi padre o de
cualquier otra persona”
“Confío en que la divinidad dentro de las personas las acabara guiando”
“Merezco ser feliz”
“La única forma en la cual puedo ayudar a los demás es siendo feliz yo
mismo/a”
“Puedo recibir un si o un no cuando ofrezco ayuda”
“Estoy desapegado/a de los resultados”

Fanny Van Laere

Aquellos que practican Renacimiento afirman que algunos de los beneficios de esta técnica son:

  • Una profunda y duradera paz interior.
  • Claridad mental.
  • Grandes beneficios en las relaciones con los demás – en relaciones íntimas, familiares, sociales y profesionales.
  • El desarrollo de la habilidad para manejar los desafíos en la vida profesional y en general.
  • Eliminación de los patrones negativos limitantes que impiden el éxito en la vida.
  • Grandes y duraderos beneficios en la salud y el estado de ánimo general.
  • Conexión con el concepto de Dios/Energía o el Amor Divino.

Envíame tu consulta

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje